jueves, 29 de noviembre de 2012

Un gamberro latinoamericano


Antes de “Los Detectives Salvajes” Roberto Bolaño era solo conocido por ser parte de los infrarrealistas, esos poetas que se encargaban de reventar recitales de los admiradores de Octavio Paz, por ser amigo de Mario Santiago Papasquiaro y de José Vicente Anaya y por tener un libro borgiano, “La literatura nazi en América” y uno a cuatro manos, “Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce”. Pronto su novela-río se volvería un referente obligado entre los lectores latinoamericanos. Sin embargo con su muerte y su novela póstuma, “2666”, alcanzaría la fama mundial.
            El libro de Mónica Maristain, “El Hijo de Mister playa”, es una esfuerzo periodístico por acercarnos a un Roberto Bolaño alejado del culto que se ha creado alrededor de su persona y que se acrecentó con su deceso. Maristain, veterana periodista argentina afincada en México, nos brinda una visión total del personaje llamado Bolaño, con sus ocurrencias, sus chistes, su tabaquismo y sus poses gamberras. Incluye entrevistas o declaraciones tanto de amigos como de personas que simpatizan poco con la obra del chileno. Por las páginas del libro se puede escuchar lo mismo a Rodrigo Fresán que con su acostumbrado desenfado nos cuenta la terrible paella que cocinaba Bolaño, a una muy enojada Isabel allende, con la que llevó una amarga relación ya que la llamó “simple escribidora”.
            Maristain traza un orden cronológico que va desde su infancia en Chile y la convivencia con su rústico padre y su madre maestra; para después incluir a los antiguos infrarrealistas, como Ramón Méndez; a las mujeres de su vida, amigas y amores, como Carmen Bullosa, Carla Rippey y abunda tanto en literario como en lo extraliterario.
            Siguiendo la pista de Bolaño Maristain nos hace un completo retrato de la literatura latinoamericana que incluye a “escribidores” como Antonio Skármeta, autores como Jorge Volpi, nos muestra como se manejan los procesos editoriales, los bloqueos de grupos de poder a disidentes dentro de la literatura, hace un recorrido por la pesada, solemne y politizada tradición literaria mexicana y por la dependencia colonizadora de las editoriales españolas y la mitificación de la crítica norteamericana. Declara en el libro el crítico español Ignacio Echevarría: “a partir de Roberto Bolaño la figura pública del escritor tipo Gabriel García Márquez, tipo Jorge Luis Borges, quedó obsoleta, anticuada.”

El hijo de Mister Playa
Una semblanza de Roberto Bolaño
Editorial Almadía
México 2012

2 comentarios:

  1. Gracias, querido, por tu comentario, pero no soy uruguaya, soy argentina. Y mi apellido es Maristain, a secas. Abrazo enorme

    ResponderEliminar