domingo, 10 de mayo de 2015

VHS El cine mexicano no duele


Siempre he pensado que una industria puede llamarse así cuando tiene una amplia gama de productos para el consumidor. El cine al ser una dualidad (ser arte  y a la vez negocio) complica sus procesos porque es difícil encontrar el justo medio entre un producto para venderse y la pieza para el disfrute estético. Siempre se tiende hacia un lado u otro.
            Los premios internacionales a cintas tan prestigiosas como Heli o Luz silenciosa, por decir un par de obras de reciente cuño y pedigrí, muchas veces son veneno para la taquilla. Si bien los críticos las aplauden de pie en los festivales de cine alrededor del mundo; en la taquilla local resultan ser un repelente para el espectador promedio que requiere de mucho entrenamiento para verlas.
            La gente puede permitirse el visionado de una o dos en su dieta cinematográfica durante el año, pero alimentarse de eso siempre acaba produciéndole retortijones. Por eso es necesario que cintas con menos pretensiones lleguen a taquilla para que el público no le tenga miedo al cine nacional.
            Una cartelera plagada de películas mexicanas de temas escabrosos provocan que el espectador promedio entienda que cine mexicano es igual dolor y cine norteamericano igual a diversión. Por espectador promedio entiendo a ese que quiere quitarse el estrés luego del tráfico y la jornada laboral, que quiere descansar en la inopia de una película aspiracional, que busca un buen drama, una cinta de misterio o una comedia.
            De ahí mi deseo que las producciones nacionales tengan cintas de simple escapismo como Rescatando al soldado Pérez o Nosotros los nobles, porque le hacen tener esperanza al espectador de que cine mexicano no significa dolor. Incluso El crimen del cácaro Gumaro, por más fallida que le parezca a la crítica (yo incluido) hacen que el espectador dude entre visionar el blockbuster internacional o entregarle su ocio y su dinero a una producción nacional. Algún día –tal vez–, regresemos a tener el mercado latinoamericano para nuestras producciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario