martes, 17 de abril de 2012

La podredumbre de la clase media

Por Sergio Orospe (Reseña sobre Entropía del año 2003 aparecida en el extinto portal Zonar.tv, coordinado por Nahum Torres y Nadia Islas Navarro)

Desde la primera lectura que escuche del propio autor durante la respectiva presentación, Entropía llamó mi atención, no sólo por lo agridulce de sus cuentos, sino por su muy peculiar visión de la clase media urbana. A lo largo de los nueve cuentos (llamados hipervínculos), Iván Farías disecciona a la perfección esa middle class trashque abarrota los Vips, que cada semana visita el tianguis cercano a su casa o que trabaja en alguna apretada oficina con horario establecido.

Todos los detalles parecen tener el objetivo de recordarnos a alguien que nos hemos topado durante el día, alguien cercano o, ¿por qué no?, a nosotros mismos: la forma de vestir, el comportamiento, los hábitos al comer rehidratados, los complejos y prejuicios… todo parece ancontrarse y en perfecto orden.

La narrativa de Farías contiene sangre, sexo, infidelidades y relaciones frustradas. En medio de todo este fango puede distinguirse una minúscula luz de esperanza en los personajes, la cual, en ocasiones, es la culpable de que caigan en garrafales absurdos ("La mujer del hotel") o ser víctimas de su propia generosidad como en "Antes de que llegara". La mediocridad es otro motiro de desdichas, y el sexo parece omnipresente en todos y cada uno de las secuencias descritas en el libro. Los personajes (sin rostro, números de serie vestidos con ropa chafa o pirata, rencorosos e infieles empedernidos), están llenos de prejuicios. Para demostrarse a sí mismos su hombría terminan acostándose con la novia de su mejor amigo ("Un viaje") ¿nos suena?, o para mantener una amistad deciden "compartir" su mujer como si de un objeto se tratara ("Entropía") ¿también nos suena?, y si bien desde la presentación del libro se descalificaba de misógino -etiqueta merecedora de quien no comprende la lectura-, la verdad es que en muchos momento no se puede pensar en otro calificativo para nombrar lo que Farías ha escrito.

Fuera de su polémico contenido, es una pena que este libro se imprima con tantos errores ortográficos, especialmente en aquellas partes donde el autor introdujo citas en inglés para comenzar sus cuentos. Ésto, desgraciadamente, le resta puntos e imagen ante todos aquellos que piensan que no hay nada bueno en el panorama de las "nuevas voces" nacionales, porque sin mucho tiraje, sin mucho ruido pero con mucha fuerza y mordacidad, Iván Farias y suEntropía dejan bien claro que no pueden estar más equivocados...

Entropía. Iván Farías. Los premios. Instituto Tlaxcalteca de Cultura, 2003. 136 pág.

No hay comentarios:

Publicar un comentario