lunes, 13 de agosto de 2012

#YoSoy132, historia de una marca

En la segunda marcha Anti Peña Nieto un niño de escasos seis años caminaba alegremente con sus papas tomado de la mano. Bruno se llama y es hijo del escritor Mauricio Bares y de la diseñadora Lilia Barajas, ambos editores. Bruno nos pregunta que si sabemos ¿por qué Peña Nieto se llama Enrique? No, contestamos, a lo que él responde moviendo sus manos como si contara dinero: porque se quiere enriquecer.
            Ellos, como millones de mexicanos han salido a las calles para protestar por lo que el movimiento #YoSoy132 ha llamado la imposición de un presidente. Durante varios meses antes, las encuestadoras más importantes del país daban a Enrique Peña Nieto como el seguro ganador de la contienda presidencial de este año. El político mexiquense había salido victorioso de unas complicadas elecciones en su estado natal, el segundo más populoso de México, luego de que los otros dos partidos más grandes del país, el de la Revolución Democrática y el Acción Nacional no pudieran hacer una alianza que frenara el avance de Peña Nieto.
            Su vida parecía de  telenovela, joven, exitoso, casado con una actriz de la empresa de medios de habla hispana más grande del mundo, Televisa. Pareciera que esta carrera en ascenso sólo podía coronarse con su arribo a la presidencia. Su campaña caminaba sin prisas frente a dos adversarios que no daban visos de poder siquiera disminuir algunos puntos en las encuestas. Su coordinador de campaña, Luis Videgaray, había mantenido una imagen impecable hasta el 11 de mayo en que Enrique Peña Nieto, como parte de una gira por universidades presenta su plataforma política en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
En la ronda preguntas y respuesta algunos estudiantes lo cuestionan sobre un incidente acontecido en una comunidad llamada Atenco, en la que se hizo uso de la fuerza policiaca sin medida cuando presidio el gobierno estatal. El priísta admitió: "Tomé la decisión de emplear el uso de la fuerza pública para restablecer el orden y la paz". A lo que los estudiantes respondieron con gritos de ¡Fuera! ¡Fuera!
La respuesta de su partido consistió en minimizar el hecho y argüir que los estudiantes de la Ibero eran esquiroles de otros partidos políticos y no verdaderos estudiantes. En un video que subieron al canal oficial del entonces candidato, con un increíble trabajo de edición y montaje, eliminaron todo rastro de la manifestación contra su persona. En ningún medio de comunicación dieron cuenta del hecho, sin embargo la noticia se supo casi de inmediato gracias a las redes sociales. Las fotos y videos comenzaron a menudear. Por fin alguien había abollado la cuidada campaña.
Los estudiantes contestaron tres días después a través de la red social Youtube, con un video donde los 131 alumnos que habían orquestado la manifestación decían su nombre, número de cuenta y mostraban su credencial para comprobar que efectivamente eran estudiantes de la universidad y no “esquiroles”. El video estaba dirigido a “Joaquín Coldwell, Arturo Escobar, Emilio Gamboa, así como medios de comunicación de dudosa neutralidad”. Y explicaban que usaban su “derecho de réplica para desmentirlos, somos estudiantes de la Ibero, no acarreados, no porros, y nadie nos entrenó para nada".
En twitter y por solidaridad muchas persona hicieron el hashtag #YoSoy132, que se volvió tema mundial ese día. En dicha red social cuando un tema es compartido por muchos al mismo tiempo se la llama Trend Topic. Para facilitar el acceso a dicho tema se le antepone un símbolo # o hashtag.
Otro video en las redes sociales desenmascara el uso de trabajadores llamados boots que se dedican a inflar los temas que le interesan al candidato Peña Nieto. En el video se ven muchas personas con computadoras escuchando las órdenes de alguien que parece ser el coordinador, justo antes de que comience el primer debate presidencial. Cosa que se comprobaría empíricamente después cuando, al dar las ocho de la noche, los temas favorables a Peña bajan de intensidad para volver al otro día en horario laboral.
El 18 de mayo, apenas cuatro días después del incidente, ya con el nombre creado en twitter, #YoSoy132 apropiado como bandera política e identificatoria, realizan una marcha de la Universidad Iberoamericana a Televisa por lo que ellos llaman “el derecho a la información y contra el sesgo informativo”.
Días antes en las redes sociales se había convocado a una marcha llamada “Anti-Peña Nieto” para el sábado 19 de mayo. Gente militante de izquierda o simpatizante del movimiento de Andrés Manuel López Obrador, llamado Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, pedían a la gente no asistir. Pedro Miguel, columnista del diario capitalino La Jornada, a través de las redes decía que era una provocación de la contrincante panista, Josefina Vázquez Mota para “involucrar a gente de Morena en desmanes”. Un activista pro López Obrador, Nadim David, decía en un video subido a Youtube: "No se confíen del próximo sábado, podría ser algo premeditado para un golpe al candidato fuerte, que es AMLO. Los medios manipulan a su antojo, mienten, tergiversan, entonces, no se confíen, mejor, no vayan a la marcha, ya por todos lados están 'echando marcha atrás'." Es de llamar la atención que la gente allegada a Josefina Vázquez Mota si difundiera su apoyo a la marcha.
Pese a estos detractores la primera “Marcha anti-Peña Nieto” se realiza en varias ciudades del país con una afluencia insospechada. En la capital participan según #YoSoy132, 46,000 personas.
            Enrique Peña Nieto y su grupo más cercano ven con preocupación la marcha pero reaccionan de la misma manera autoritaria que el PRI ha tenido desde hace tiempo. Descalificaron a los manifestantes, minimizan el hecho pero eso sí, declaran que su candidato no volverá a asistir a ninguna universidad “por problemas de agenda”.
            El 23 mayo #YoSoy132 pide asistir a la Estela de luz. El cuestionado monumento comisionado por el gobierno calderonista para festejar el centenario de la revolución y el bicentenario de la Independencia. Los organizadores solicitaron a los asistentes: “No llevar pancartas o cualquier cosa que haga referencia algún partido político. En las mantas plasmaremos ideas, propuestas, no quejas e insultos. Es ante todo un movimiento pacífico, por lo que no debemos de incitar violencia ni agresiones.”
Es ahí donde los #YoSoy132 dan a conocer sus principios. Dicen ser “un movimiento apartidista, plural, incluyente, constituido por ciudadanos, que busca defender la libertad de expresión y el derecho a la información de los mexicanos, promoviendo un voto informado y con reflexión, siempre en busca de la democratización del país y de los medios de comunicación.”
En la manifestación, mientras los asistentes intercambiaban libros y pintaban pancartas con consignas varios oradores se expresaban. El escritor y activista social, Paco Ignacio Taibo II tomó la palabra. En su discurso comenzó a hablar del candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador. Uno de los integrantes del movimiento, con firmeza pero con respeto, le dijo: “Compañero, este es un acto apartidista.” “¿Entonces para qué me da el micrófono, compañero?”, reviró Taibo. “Yo lo admiro, pero este es un acto apartidista”, contestó el chico quitándole el micrófono.
El 30 de mayo se organiza la primera asamblea #YoSoy132 en Ciudad Universitaria, en Las Islas de la UNAM en donde se dan varios resolutivos. Con una fuerza inusitada consiguen organizar un concierto mitin en el zócalo capitalino el 16 de junio, con estrellas de rock que les son afines. Entre los asistentes estaba la chilena Camila Vallejo, miembro de las Juventudes Comunistas de su país. La activista fue invitada por la Universidad Autónoma Metropolitana y asistió al acto como invitada especial.
Pero lo que ha sido hasta el momento su logro más visible se da el 19 de junio al organizar el tercer debate presidencial y lograr sentar, sin necesidad de ser una entidad pública o una empresa privada, a tres de los cuatro aspirantes presidenciales. Con fallas de transmisión y con la poca experiencia a cuadro, el ejercicio  es elogiado por todos al ser más ágil y menos acartonado a los organizados por el IFE.
El movimiento #YoSoy132, pese a no poder evitar que Enrique Peña Nieto ganara las elecciones, ha creado un ambiente de participación social el cual ha invitado a personas que nunca antes lo habían hecho, a salir a las calles para manifestar su descontento con el duopolio televisivo, principalmente contra Televisa y contra el partido que durante mas de setenta años gobernó el país, el PRI. También ha logrado posicionar una marca, #YoSoy132, en el que gente de distintas posiciones ideológicas pueden cohabitar con un fin común: su oposición a la figura de Peña Nieto y la democratización de los medios de comunicación.
Sin embargo, el movimiento se antoja coyuntural y podría desaparecer cuando la resaca electoral desaparezca, pese a que realizarán su primer “Encuentro Nacional Estudiantil” en Huexca, Morelos y la “Sexta Reunión Interuniversitaria” de vuelta en la UNAM. La razón de su posible desaparición la explica el periodista norteamericano, Malcolm Gladwell en su artículo “La revolución no será twiteada”: “Las redes sociales hacen que sea más fácil para los activistas expresarse, y más difícil que esa expresión tenga un impacto. Los instrumentos de las redes sociales están muy bien preparados para hacer que el orden social existente sea más eficaz. No son un enemigo natural del statu quo.”
Es que mucho del movimiento #YoSoy132 está montado en la supuesta eficacia de las redes sociales. Para apuntalar esta idea en entrevista, Allan Vázquez, estudiante del Claustro de Sor Juana y miembro de #YoSoy132, pondera mucho el uso de facebook y twitter. A la pregunta cómo se ven ellos con respecto a otros movimientos estudiantiles me respondió: “Cada uno ha surgido bajo situaciones históricas distintas, con peticiones y ejes de acción diversos. Cada una de las luchas ha obtenido logros y meritos: en el 68 se ganaron las calles, el derecho a manifestarse. En el 99 se logro defender una educación accesible. La situación con nosotros, #YoSoy132 y lo que lo diferencia en esencia es el cómo nos interconectamos. Las redes sociales es el medio de que utilizamos como canal de información, difusión e interconexión que nos permite una manera más horizontal de comunicación. Así podemos funcionar independientemente de la asamblea general realizando acciones como brigadas de información, expresiones artísticas, difundiendo temas políticos y demás situaciones son posibles simultáneamente.”
            A pesar de las acciones del movimiento #YoSoy132 las televisoras y muchos de los medios impresos sólo ofrecen noticias al margen, breves boletines de movilizaciones multitudinarias que suceden al mismo tiempo en ciudades tan distantes como Mérida o Hermosillo. Por el contrario, la prensa internacional de Washington a Buenos Aires y de Madrid a Tokio, sabe que algo está pasando en México. Habrá que ver si #YoSoy132 sabe sortear el momento político y se consolida como un movimiento civil a largo plazo.

Recuadro 1
Movimientos estudiantiles en México
·         22 de junio de 1968. Luego de un pleito ocasionado por un juego de futbol americano la policía capitalina detiene a varios estudiantes allanando la Vocacional 2 del IPN.
·         4 de agosto de 1968. Se crea el Comité Nacional de Huelga con integrantes de universidades públicas y privada.
·         2 de octubre de 1968. Se da la mayor represión del gobierno priista en la Plaza de las tres culturas.
·         10 junio de 1971. Estudiantes capitalinos, en solidaridad con los de Nuevo León marchan y son reprimidos violentamente por un grupo paramilitar llamado “Halcones”.
·         11 y 12 de septiembre de 1971. Se dan cita en el Festival de Rock y ruedas de Avándaro miles de jóvenes. Los jóvenes pedían tácitamente libertad sexual y libre uso de la mariguana además de otras platas de poder.
·         31 de noviembre de 1986. A razón de las reformas propuestas por el entonces rector, Jorge Carpizo se crea el Comité Estudiantil Universitario para exigir la derogación de los nuevos  reglamentos generales de pagos, exámenes e inscripciones.
·         23 de Febrero de 1987. Luego de álgidas negociaciones entre el CEU de la derogación de los nuevos reglamentos la huelga se da por terminada. Doce de los principales colaboradores del rector Jorge Carpizo renuncian.
·         24 de marzo de 1999. la Asamblea Estudiantil Universitaria (AEU), luego Comité General de Huelga (CGH) convocó a una huelga general para manifestarse contra la modificación al Reglamento General de Pagos que el entonces rector de la UNAM, Dr. Francisco Barnés de Castro presentó.
·         6 de Febrero de 2000. Elementos de la Policía Federal Preventiva tomaron, en un operativo concertado, las instalaciones terminando la huelga.
·        14 de mayo 2012. En un video que lanzan en Youtube, 131 alumnos dicen su nombre, número de cuenta y muestran su credencial para comprobar que son estudiantes de la Ibero y no esquiroles como los habían llamado militantes priistas. En solidaridad estudiantes de otras universidades crean  #YoSoy132.
·         19 de junio de 2012. #YoSoy132 organiza el tercer debate presidencial, en el que participan tres de los cuatro candidatos presidenciales. Enrique Peña Nieto rechaza la invitación por identificar al movimiento en su contra. Se transmite por internet y en Radio Ibero, Reactor y Radio Ciudadana.
·        30 de junio de 2012. Un día antes de las elecciones, #YoSoy132 realiza una marcha silenciosa por la veda electoral.

Recuadro 2
Primavera Mexicana
Al igual que el 68, las manifestaciones mexicanas se dieron en un contexto mundial que las cobijó y hermano. El movimiento #YoSoy132 se da presidido de las acampadas de indignados del llamado M15 español en el que exigen dar marcha atrás a las políticas de recortes presupuestales; las marcha multitudinarias en Chile en las que piden educación gratuita al gobierno del derechista Sebastián Piñera y a las muchas revueltas del mundo árabe, comenzando con Túnez, siguiendo con Egipto y la caída de Mubarak, Líbano, Jordania, Omán, Sudán, Arabia Saudita, Yemen y Siria. Cada movimiento ha tenido diferentes resultados. La mayoría, adversos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario