miércoles, 12 de diciembre de 2012

Cuentos macabros

Es de celebrarse que los viejos maestros, a la luz de nuevas ediciones, se vean tan lozanos y atrayentes como el primer día que salieron de la imprenta. El libro “Cuentos macabros”, ideado e ilustrado por el francés Benjamin Lamcombe es un largo homenaje a Edgar Allan Poe, el escritor norteamericano que lo mismo creó el cuento policiaco que, con las influencias de los poetas malditos franceses, el relato gótico americano.

“En los relatos de Poe nunca hay amor. Al menos Ligeia o Eleonora no son, en rigor, historias amorosas, y la idea predominante en torno a la cual gira la obra es otra completamente distinta. Tal vez el poeta creyera que la prosa no es una lengua a la altura de ese extraño y casi intraducible sentimiento, pues en sus poesías, en cambio, si están rebosantes de él.” Asegura Charles Baudelaire, quien fuera su traductor al francés y quien ensalzara sus dotes literarias en la entonces pujante escena artística parisina.

Sin embargo la pasión, la obsesión, lo macabro y la melancolía son los motores de su literatura. En este volumen se reúnen algunos de sus cuentos más famosos y en casi todos ellos la figura de la mujer fantasmal se hace presente: Berenice, Morella, Ligeia y El retrato Oval. Mujeres que traspasan el umbral de la muerte para regresar de alguna forma al hombre que las ama hasta la locura.

Pero también los cuentos fantasmales como el elogiado y reverenciado La caída de la casa Usher; los de muerte y culpa, El corazón delator y El gato negro. Todos profusamente ilustrados por Lamcombe quien, tal vez influido por ese otro gótico americano, el ilustrador y cuentista Edgar Gorey, logra encontrar ese ambiente oscuro y melancólico que inunda los cuentos de Poe. Además se incluye el ensayo que Baudelaire dedicara al bostoniano poco después de su muerte.
Si la edición original francesa de este libro contaba con las traducciones de Charles Baudelaire, la edición en castellano tuvo que igualar la calidad, por lo cual recurrieron a uno de los más reconocidos traductores y entusiastas de la obra de Poe, el argentino Julio Cortázar. Esto aunado al encuadernado en pasta dura, ilustraciones a página completa y una sección con las biografías de los implicados en el libro (Edgar Allan Poe, Charles Baudelaire, Julio Cortázar y el propio Benjamin Lamcombe) hacen de este volumen una pieza de verdadera colección.

2 comentarios:

  1. Estimado Iván, como te contaba en las Horas, acá no llega nada y hay muy poco de lo que llega a México o a Argentina en relación a libros, por ejemplo, y cuando llegan libros de grandes escritores pero ilustrados acá muchas veces superan los 100 dólares.
    Hace un par de semanas, descargué una aplicación para IPad llamado IPoe, que cuenta con bellas ilustraciones, música ambiental para cada cuento (que son 5) y un diseño increíble.
    Nunca nada será lo mismo que un libro, que es completamente recomendable.
    Poe también puede ser digital.

    ResponderEliminar
  2. No sabía David. Lo voy a buscar. Gracias por el dato.

    ResponderEliminar