viernes, 2 de agosto de 2013

Vidas extrañas en cuerpos extraños


A veces los elogios de presentación pueden hacer el efecto contrario en los posibles lectores. A Anna Starobinets, una moscovita que disfruta del metro de su ciudad, le han llamado la Philip K. Dick rusa o la alumna más aventajada de Stephen King y Neil Gaiman, lo cual a ella le parece gracioso pero no muy cercano a su tradición literaria que cuenta con genios como Chéjov y a Bulgakov.
Su único libro traducido al español, por intermediación de Nevsky Prospects, Una edad difícil, tiene referencias a uno de los temas que más obsesionaban a Dick, la memoria y la búsqueda de lo que nos hace ser humanos. Cosa que en estos tiempos de redes sociales y realidades virtuales nos es común a todos. Starobinets nos ofrece una serie de cuentos largos o novelles en donde se dan cita diversos tipos de sucesos extraños: revoluciones iniciadas en el metro de Moscú por oscuros habitantes de las profundidades, hormigas que intentan colonizar a la humanidad, manchas de moho que cobran vida y provocan amor en solitarias mujeres, hombres que olvidan una y otra vez su vida y agencias gubernamentales tan oscuras como la propia KGB.
Anna Starobinets comienza sus historias justo donde inician, no antes ni después. El suceso está en marcha y nos abandona a nuestra suerte sin tener de dónde detenernos, es como caminar en un túnel en el que una breve luz va iluminando sólo lo que viene delante, ni un paso más. Luego, conforme continúa el relato uno va juntando las piezas hasta terminar con toda la historia justo al poner el punto final. Sin embargo, las preguntas seguirán ahí mucho tiempo.
Sus relatos mezclan a partes iguales terror y fantasía, como si en el mundo real de un momento a otro aconteciera un suceso fuera de lo común y ya sea por pena o pereza nadie hiciera nada por hacerlo notar.

En Una edad difícil la gente parece querer obviar el daño en el otro, lo extraño que le sucede. Es como si de repente la comunicación comenzara a fallar y los personajes debieran arreglarse solos en medio del caos. En uno de los cuentos un hombre asegura recordar su vida perfectamente, sin embargo todos lo desmienten pero sin ir más allá. El hombre continuará en ese mundo que le es ajeno sin que la gente cercana a él haga algo por ayudarlo, como sucede con el personaje de la historia que le da nombre al libro. Incomunicación, soledad en una sociedad tecnologizada casi como en la nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario