domingo, 27 de octubre de 2013

La locura de la quietud

Antes la provincia era vista como el lugar alejado de la locura y de la perdición de la gran ciudad. La bucólica provincia mexicana era vista como un regreso al origen y a lo mejor del ser humano. En la novela de Daniel Saldaña Paris, En medio de Extrañas víctimas, el interior de la república, el pueblo idealizado deja de serlo para convertirse en refugio de los locos, de los exiliados, de esos que no tuvieron pase para un lugar mejor. Rodrigo, el obsesivo y pertinaz monologuista con el que abre la historia, decide escapar de sus deberes refugiándose en Los Girasoles; indefinido sitio en el bajío, rodeado de pueblos azotados por el narco.
            Al mismo tiempo Marcelo Valente, un dicharachero y enamoradizo académico español es conducido por el azar a compartir espacio con un enfebrecido burócrata universitario que lo llevará a conocer la más enloquecido teoría de la que será partícipe. En tercer plano, pero no menos importante, Richard Foret, el boxeador, poeta e intenso amante francés, aparecerá como un fantasma recurrente que hilará la historia.
            Saldaña París se las ingenia para marcar en dos formas narrativas, tres diálogos y con una inteligencia notable, las diferencias entre tres generaciones y su visión del mundo. Por una parte está el violento e impulsivo Foret, que encarna la fiereza de los hombres que iniciaban el siglo XX, la valentía del saberse exploradores en un tiempo que abría miles de posibilidades. Por otro lado Marcelo Valente, hombre que no ha perdido la esperanza y que ve en el sexo casual la mejor manera de fraternizar con las mujeres, que sigue teniendo empuje e ideales y que conserva el candor de años mejores. Por último el nihilismo y pereza de Rodrigo, quien nació en un tiempo en el que al presionar un “enter” el mundo se abría a su gusto.
            Cada uno de ellos obtiene lo que busca. Foret una vida llena de peligros, de constantes huidas y de amores intensos; Valente viajes a lugares románticos (no en el sentido cursi del término), y de amores breves. Rodrigo una gallina en un lote baldío y una excelsa colección de tés colgados en la pared.

            Saldaña se revela como un novelista que llena de humor el patetismo de sus personajes, que se burla del mundo que le toca ver y que ofrece una historia que no se va por la resolución fácil sino que construye un mundo y nos lo ofrece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario