sábado, 14 de septiembre de 2013

Una y otra vez


¡Otra vez la misma!, gritó un amigo cuando le conté que el remake de Evil dead estaba en puerta. ¿Qué no tienen imaginación?, arremetió. Mi intención era explicarle que la historia del cine está hecha de historias que son vueltas a contar una y otra vez, pero hay gente con la que intentar razonar implica deshacerte el hígado.
            No es que haya actualmente una crisis de guionistas como muchos aseguran, la verdad es que el remake o refrito ha estado presente desde los albores del cine mudo hasta nuestros días. Es cosa de echar números para darnos cuenta de eso. Dos de los personajes más repetitivos en la historia fílmica son Drácula y Sherlock Holmes, ellos han visto infinidad de versiones de su vida (y muerte) en contextos que van de la parodia, la ciencia ficción, el muy bajo presupuesto o la actualización.
            Holmes, según algunos estudiosos, es el héroe que más películas tiene en su haber. Lo mismo se ha visto frente a frente con Jack El destripador, que ha viajado en el tiempo para resolver problemas del futuro. Es incontable el número de veces que Estudio en Escarlata ha sido versionada. Drácula, por su parte, se ha enfrentado con Blade, el Santo y hasta con extraterrestres y Brave Star.
            Una de las razones del remake es obtener dinero de manera segura, más cuando las sumas son estratosféricas. Los estudios de antes (con sus míseros presupuestos) y los actuales buscan recuperar su inversión lo más pronto posible. Más cuando las sumas se han vuelto millonarias. 300 millones de dólares no es algo que uno pueda perder en la nueva cinta vanguardista del genio de moda. Razón por la que los guionistas originales se han resguardado en las series.

            El tan odiado remake nos ha dado mucho, desde actores como Bela Lugosi o Cristopher Lee, a cintas que mejoraron en mucho a las originales. La lista es larga y va desde The Thing de Carpenter, Scareface de Brian de Palma, The Fly, de Cronenberg,  Per un pugno di dollari, de Sergio Leone o True Grit, de los hermanos Cohen por poner algunos ejemplos. Por eso si hacen de nuevo una historia la veo y luego opino.
Columna publicada en Playboy México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario